Travel Diary – Northern Thailand

[Only available in spanish… by now].

We started the trip to the Southeast Asia with an ambitious plan: as a first step we aimed to cover northern Thailand, Laos, Cambodia, Vietnam and maybe Myanmar. The second part would cover the beaches of southern Thailand, Malaysia (peninsular and Borneo) and Indonesia (?). All this in about 3 months. What was planned for the first few weeks was to arrive in Bangkok, spend a few days in Pai and then visit Chiang Mai to celebrate the Loy Krathong. And that was about it…

If you are interested in only seeing the photos, we recommend you to click on Pics – Thailand

WARNING: this is NOT a “5 Places You Can not Miss If You Go To Thailand” kind of post, “The 200 Best Beaches in Southern Thailand” or “How I Found Myself on a 7-Eleven on the way to the Reclining Buddha Temple”. In this post we’d like to tell you how our route was, our experiences with their successes and their errors, with their dislikes and their findings. In order not to bore you with unnecessary data, we write shortly about each city, what things we liked and which we didn’t, noting that we are obviously based purely and exclusively on our own experience.

Back to our the story… reality showed us how wrong we were with our road map and our travel plans in Southeast Asia. It took us a whole month to tour only the north of Thailand, and we could have stayed there longer. Our itinerary was: Bangkok – Pai – Chiang Mai – Chiang Dao – Chiang Rai. We leave Bangkok for a future post, because we visited several times and will be included in the Southern Thailand entry.

Pai

Bangkok – Chiang Mai night train

It’s no surprise that Pai is a quintessential backpacking destination in Northern Thailand. To get there, we took the night train that goes from Bangkok to Chiang Mai, which we found to be a very nice experience. The train takes about 13 hours and the seats you use during the day, are reclined so that you can sleep at night. We arrived to Chiang Mai in the morning and without waiting we got into the minivan which, after 762 curves, dropped us off at Pai.

What happened with Pai was that we had very high hopes. There we fond hordes of eco-friendly tourists ready to “devour” Thailand and a village that welcomed them with open arms and with open cash registers. And that’s not cool…

Beyond that, the village is beautiful and there are hostels or guesthouses a little far from the town center where you can enjoy the peace and tranquility of the north. If you know how to ride a motorcycle and you’re good dodging tourists, you can enjoy this area of Thailand very much and at a very low price!

The town is not very big so you can move around by walking. What many travelers do is renting a motorcycle as soon as they get off the mini-bus. A few meters from there you will find several renting spots. To achieve this you need at least 2 things: to know how to handle a motorcycle and to have light luggage. It was not our case because we were loaded, so we took a taxi courtesy of the guesthouse where we stayed.

THE GOOD

  • Motorcycle rides – As we just said, renting a motorcycle and getting lost in the roads and small towns, is what definitely justifies the trip to Pai. At the end of this post we share tips related to motorcycle rentals.
  • The view from the Chinese village of Santichon – It was beautiful to get lost in this town, to watch how people works in the field and how they live their lives. If you keep going, when you reach the top of the hill you will have a breathtaking view!
  • The food – Before arriving to Thailand with had one big prejudgement: the Thai cuisine was very good.  As soon as we arrived we found out that it isn’t very good … it’s excellent! They have a simple kitchen but very tasty, fresh and quickly prepared . You can stop at any place on the street and you will be served a tasty dish in 5 minutes. It is mandatory to try the famous Pad Thai (rice noodles sauteed in a wok with sprouts of soy, egg, peanuts and other vegetables) and Papaya Salad (fresh papaya salad with other vegetables and shrimp). Although in our opinion, the best are the Stir-fried noodles, thick rice noodles sautéed to the wok with vegetables.
  • Good vegetarian options – It was one of the best paces in Thailand for veggies, so Verito was like a child in a toy store.
  • Cheap accommodation – so far, the cheapest accommodation we got in the whole trip, was here in Pai. And here we also include our destinations in Latin America, Oceania and Asia. For a cottage with a double bed and private bathroom, rustic, but that meets its purpose, we paid only USD 4.4 per person per day. If you are planning to go and still do not know where to stay, the place is called The Mountain View Backpacker Guest House.

NOT SO GOOD

  • The 762 curves you take when you go from Chiang Mai – To get to Pai you need to take a mini van that goes at full speed along a winding road between mountains and its drivers will not stop unless you are dying. The truth is that this trip, which takes about 3 or 4 hours, was not pleasant at all. So on our return to Chiang Mai, we took some Dramamine pills that can be obtained at any Thailand pharmacy under the name “car sickness pills”. The difference between first trip and return was huge.
  • The amount of tourists – It is evident that what was a great destination about 20 years ago, stopped being so by the over population of visitors. It is all oriented and packaged for the enjoyment of a certain type of tourist whose purpose is to visit the most crowded places, buy clothing with elephant drawings, eat and learn to cook vegetarian dishes, ride a motorcycle without having the faintest idea of ​​how to do it and leave. Yes, we also have a little of that, but when we realize we feel bad because it does not make us feel proud. The real thing is something to be discovered, not to be bought with a package and a bow.
  • Irresponsible Tourism – in Pai we began to notice the negative impacts that tourism can have in the community and in nature. Many times a person’s desire for profit and the need to see and consume in the other person can lead to activities that are aggressive towards animals, humans and the environment. As some examples we can name the mistreatment to the elephants or the case of the Padaung women (“giraffe neck”). We will to talk about these subjects on a later post. In our case, when we still did not know how the so-called “elephant sanctuaries” really worked and based on a recommendation we decided to make a stop in an elephant shelter during one of our motorcycle rides. We could not say that they treated the elephants well because we are not experts and at that time we were not entirely well informed, but the fact is that we notice them much more relaxed and with a better face than in other places we have seen during the trip. The name of the organization is Conserve Natural Forests. If you are interested in knowing a little more about Responsible Tourism you can check our post by clicking on MatePedia – Sustainable Tourism and Responsible Tourism and also check the website Mochileros en Tailandia (in spanish), who is always up to date on these issues and recommend places committed to the Sustainable and responsible tourism or FAADA, Responsible Tourism with Animals.
Photos 1) Farmers in the plantations of the area 2) Vegetarian rolls with rice paper 3) One of the first motorcycle rides, road to Santichon 4) Elephants of Pai (More photos? Click in Pics – Thailand

Chiang Mai

Nuestra estadía en Chiang Mai se centró exclusivamente en el Loy Krathong, el famoso festival de las linternas que se celebra en todo Tailandia y tiene lugar en la noche de luna llena del duodécimo mes del calendario lunar tradicional tailandés; en el calendario occidental viene a coincidir normalmente con la del mes de noviembre. Por este motivo, reservamos con tiempo en una Guesthouse por 3 días y nos pusimos el chip en “modo fiesta nacional y popular”. ¿Querés saber más de esta festividad? Hacé click en Diario – Loy Krathong 2016 – Chiang Mai – Tailandia

En cuanto a la ciudad podemos decir que es la más grande del Norte de Tailandia, la segunda del país después de Bangkok y es una buena puerta para conocer la región. A nosotros nos resultó grande, calurosa y ruidosa. Está repleta de puestos de comida callejera y de locales de masajes y el transporte puede ser un problema si te hospedás lejos del centro y no tenés grandes habilidades para regatear. No hay autobus público, sino unas camionetas rojas que funcionan como una especie de taxis compartidos y se debe negociar el precio antes de comenzar el viaje. También hay tuc-tucs, que son esas motos de 3 ruedas adaptadas a taxi para 2-3 personas, pero son más caros que los taxis rojos.

LO BUENO

  • Loy Krathong – Este festival es altamente recomendable. Si estás planeando ir a Tailandia cerca del mes de noviembre, pegate una vuelta por Chiang Mai, que es uno de los epicentros de los festejos, además de ser una ciudad con buena conexión con Bangkok y la puerta al norte de Tailandia.

LO NO TAN BUENO

  • Los turistas, otra vez. Vamos a parecer unos ermitaños pero otra vez nos chocó la ola de turistas. Era obvio, muy entendible, y hasta necesario por la festividad del Loy Krathong, aunque esto no nos impidió disfrutarla.
  • Es una ciudad mediana/grande. A nosotros nos gustan más los pueblos o ciudades chicas, pero eso es gusto de cada uno.
Fotos: 1) Puesto de venta de insectos para comer 2) y 3) Loy Krathong 4) Tuc-tuc (¿Más fotos? Click en Fotos – Tailandia)

Chiang Dao

En Pai consultamos al dueño de la Guesthouse por algún destino tranquilo y bonito para pasar un par de días una vez finalizado el Loy Krathong. Chiang Mai no nos parecía el mejor lugar para una larga estadía y teníamos ganas de seguir recorriendo estas tierras. Nos sugirió Chiang Dao, un pueblito totalmente desconocido para nosotros.

Así fue como llegamos a este lugar hermoso, rodeado de vegetación y con el imponente cerro Chiang Dao de fondo. El clima siempre estuvo soleado, con un poco de calor durante el día y muy agradable sobre la noche. Ideal para dormir cómodo sin necesidad de encender el ventilador. Además tuvimos la suerte de hospedarnos en una Guesthouse en la que su dueña e hijo nos trataron de manera espectacular, casi como de la familia. Nos mimaron, nos dieron de probar sus platos típicos y compartimos unas lindas guitarreadas alrededor del fuego. Por si les interesa, el lugar se llama Dreamhome y la habitación con baño privado y ventilador nos costó USD 8,75.- por persona, por noche. No fue lo mas económico del viaje, pero si uno de esos gustitos que volveríamos a darnos sin dudarlo.

LO BUENO

  • La paz y tranquilidad que te da estar en un pueblo pequeño, rodeado de verde.
  • Paseos en moto – Como en casi toda Tailandia, es muy recomendable alquilar una moto y salir a andar sin rumbo. Podés conocer las cuevas, el templo que hay al pie del Chiang Dao, cascadas, aguas termales, pueblos chinos y más. Para los más intrépidos, está la alternativa de escalar la imponente montaña de Chiang Dao: el tercer pico más alto del país. Son unas 5 horas de ascenso y 3 de descenso y se recomienda hacerlo con un guía local.
  • Los mercados de los martes y viernes – El mercado de los martes es bien grande y se monta en la calle principal, con muchos puestos de comida, artesanías y ropa. El mercado de los viernes es más pequeño: se hace en un terreno de unos 80 metros sobre la calle principal. En este último conocimos los dumplings azules agridulces, ¡muy pero muy recomendados!

LO NO TAN BUENO

  • Difícil encontrar algo malo sobre Chiang Dao. Pero haciendo un esfuerzo, podemos decir que lo malo es que tuvimos que pagar un taxi desde la estación de autobús hasta la Guesthouse (15 minutos) que nos salió más caro que el pasaje de Chiang Mai a Chiang Dao (1:30 horas). Esto es una situación que se repitió bastante en Tailandia. Muchas veces los transportes te dejan en un punto intermedio, por lo que estás obligado a pagar otro transporte hasta el destino final, así que ¡ojo al piojo!
Fotos: 1) Nuestro hospedaje en Dreamhome 🙂 2) Cerro de Chiang Dao 3) Papaya salad súper picante 4) Cuevas Chiang Dao (¿Más fotos? Click en Fotos – Tailandia)

Chiang Rai

En Chiang Dao decidimos ir más al norte todavía, con muchas ganas de cruzar la frontera, pero inseguros aún de hacerlo. Por eso optamos por visitar Chiang Rai, que se encuentra bien al norte y algunos usan este punto como paso previo a cruzar a Laos por tierra. Como se nos había prometido, es una ciudad mas pequeña y mas auténtica que su vecina-hermana Chiang Mai y el turismo no es el único motor que mueve a la ciudad, por lo que se puede recorrer con un poco más de tranquilidad.

Como ya veníamos haciendo en los otros destinos, decidimos alquilar una moto, lo que parecía lo mas lógico para visitar el Templo Blanco, ubicado a unos kilómetros en las afueras de la ciudad. Vino muy bien haber ganado algo de experiencia en las tranquilas Pai y Chiang Dao porque el tránsito dentro de la ciudad es un poco caótico y las rutas para conocer los alrededores no son muy recomendables para recorrer en moto, ya que camiones y vehículos grandes pasan cerca y a toda velocidad.

En cuanto al Templo Blanco, se dice que fue construido para fomentar el turismo y competir con la ciudad de Chiang Mai. Parece haber funcionado porque al llegar al templo notamos que estaba lleniiiiiisimo de turistas. Resultaba casi imposible sacar fotos sin que aparezca gente por algún rincón de la toma.

Un detalle que notamos en Chiang Rai, pero que puede aplicarse a otros lugares de oriente, es que en muchos aspectos se hace un uso muy inteligente del agua y la vegetación. Pudimos notar que aunque sea en espacios pequeños, recrean a la sabia naturaleza. Vimos patios con vegetación, con fuentes o estanques donde se pueden encontrar peces, que ademas de darle belleza al paisaje, funcionan como depuradores naturales. Un pequeño sistema ecológico que imita a la pacha mama. Cultura milenaria, se suele decir por ahí…

LO BUENO

  • El Templo Blanco – Es un monumento imponente. Tailandia está llena de templos, uno más grande y lujoso que el otro, pero la verdad que éste se destaca no solo por el color (¡blanco! ;))  sino también por su arquitectura y su increíble nivel de detalle.
  • Se la percibe mas auténtica, si se la compara con su vecina Chiang Mai. La gente va a trabajar, los chicos van a la escuela y la ciudad parece tener una cadencia propia que no depende exclusivamente del turismo.
  • El mercado callejero – Un día a la semana se corta una calle central y se arma un mercado gigante. Son como 400 o 500 metros de puestos, en su mayoría de comida. Pedimos disculpas porque no recordamos qué día de la semana es que se hace, pero seguramente si estás el fin de semana los vas a poder disfrutar.

LO NO TAN BUENO

  • El Templo Blanco: otra vez el templo blanco. Nos gustó pero está minado de turistas, por lo que después de sacar algunas fotos de rigor, nos dieron ganas de huir.
  • Andar en moto – Como ya dijimos, se puede andar en moto, pero el tránsito es bastante loco dentro de la ciudad y en las afueras las rutas son también muy transitadas. Para andar en moto, mejor hacerlo en Pai o Chiang Dao.
Fotos: 1) Bici-tuc-tuc 2) El Templo Blanco 3) La flor de loto 4) Danzas típicas en el mercado nocturno (¿Más fotos? Click en Fotos – Tailandia)

Algunos Tips Viajeros

Cerramos nuestra entrada pasando en limpio todo lo vivimos por esos lugares. Aquí van algunos consejos que nos vienen a la mente cada vez que nos preguntan “¿qué tengo que tener en cuenta para ir al norte de Tailandia?”.

  • Regatear: En casi todo Tailandia es mandatario el regateo. Hay quienes dicen que podés conseguir las cosas a ⅓ del primer precio que ponen los vendedores, aunque esto ya dependerá de tu habilidad para negociar. En este aspecto hay un muy buen punto de vista que nos aportó Zaida, nuestra amiga de Barcelona que conocimos en las rutas. En Tailandia, así como en muchos lugares turísticos existen 2 precios: el precio para el local y el precio para el turista. Si accedemos a pagar el precio turista (o más caro), que aún puede parecer barato para nuestros bolsillos occidentales, poco a poco se establece ese precio alto como el precio del mercado, lo que puede llegar al extremo de privar a los propios locales de gozar de estos bienes o servicios. Yendo a un caso concreto, ¿por qué un taxista va a preferir llevar a un local si puede sacar una ganancia 4 veces mayor con un turista? Pasa lo mismo con otros rubros como hotelería o gastronomía. Entonces, pelear por un precio justo no solo beneficia al turista, sino también al local. Es un buen ejemplo de turismo responsable.
  • Usar Grab o Uber: ¿Cómo no nos dimos cuenta de esto antes? Estas son redes de transporte privado que funcionan a través de una aplicación para celular que conecta los pasajeros con los conductores de vehículos registrados. Nos resultaron sumamente útiles tanto en Tailandia como en Malasia, sobre todo porque nos pasó de encontrar a taxistas que nos quisieron cobrar un dineral o a veces ni siquiera nos quisieron llevar porque no les convencía o no entendían cual era el punto de destino. Hasta nos han dejado a mitad de camino por no hacernos entender (aunque en ese caso no hubo mucha voluntad de parte de taxista para comunicarse). Éstas aplicaciones son particularmente útiles en ciudades grandes, porque es allí donde vas a encontrar más oferta de transportistas conectados.
  • Car sickness pills: Así es como vas a conseguir la medicación si sufrís de vértigo o mareos cuando viajás. Y es muy probable que los sufras, porque a los conductores thai les gusta manejar a toda velocidad. A tener en cuenta sobre todo para el trayecto Chiang Mai – Pai.
  • El clima: En Tailandia hay 2 estaciones: una de calor “seco” y otra de calor con lluvia. Hay lugares en los que el aire acondicionado ¡no es un lujo! Hace mucho calor y se complica dormir por las noches. Hay otros donde con un ventilador alcanza. El norte es en general mucho mas fresco que el sur, pero tomá la precaución de revisar el pronóstico antes de ir y de reservar tu hospedaje. También aconsejamos verificar este pequeño detalle: si es temporada de monzón, pensá en evitar Tailandia porque no vas a disfrutar para nada tu estadía.
  • Vacunas y mosquitos: Mucho se habla de este tema y hay opiniones para todos los gustos. Nosotros tomamos las precauciones del caso: ya teníamos la vacuna de Fiebre Amarilla (no olvidar el CERTIFICADO de vacunación porque te lo exigen al llegar al aeropuerto de Tailandia) e hicimos una consulta a un médico clínico que nos recomendó aplicarnos otras en función a los destinos que pensábamos visitar durante nuestro viaje. Nos aplicamos el mismo día todas juntas: Hepatitis A, Fiebre Tifoidea, Difteria y la Anti-Tetánica. Existían otras, como la de Encefalitis Japonesa, pero en su opinión con esas 4 andaríamos bien. En cuanto a los mosquitos, que transmiten enfermedades bastante jodidas, no queda otra que la prevención con un buen repelente. En la medida de lo posible tratamos de usar los menos tóxicos y agresivos para nuestros cuerpecitos, pero que contuvieran DEET. Pero también el DEET es tema en discusión, porque están los que lo defienden a muerte y están los que consideran que es un elemento sumamente tóxico. Acá quizás lo que hay que poner en valor es qué es preferible: si evitar la picadura o la intoxicación por repelente. Nosotros variamos y para quedar bien con todos, usamos un poquito y un poquito. Los mosquitos picaron igual, pero tuvimos la suerte de no contraer ninguna enfermedad.
  • Turismo responsable: como comentamos más arriba, hemos escuchado y sido testigos de situaciones de maltrato animal y de personas. Hay que estar bien despiertos y tenerlo presente a la hora de contratar algún tour. Que las ganas de ver y satisfacer nuestra curiosidad no nos lleven a avalar situaciones de maltrato. Si les interesa saber un poco más sobre Turismo Responsable les recordamos que pueden chequear nuestro post MatePedia – Turismo Sostenible y Turismo Responsable.
  • Alquiler de motos: Son muy económicas y te dan la libertad de moverte por donde quieras. Pero también hay que tomar algunas precauciones al momento de alquilar. Si nunca manejaste una, procurá practicar en alguna zona poco transitada. En Pai vimos muchos turistas enyesados o vendados. Algunas rutas son complicadas, tienen mucha pendiente, muchas curvas y los locales no se caracterizan por manejar despacio. Además, chequeá bien el estado general de la moto al momento de alquilarla; sacá fotos y revisá los frenos, que pueden salvarte de un accidente fulero. Pedí cascos, revisá las luces, velocímetro y carga de combustible. Si sos novato como lo éramos nosotros, pedir una moto con cambios automáticos te va a acelerar la curva de aprendizaje. Como garantía te van a pedir dejar tu pasaporte o dejar un dinero como seguro, aunque en general lo hemos resuelto dejando sólo la identificación de nuestro país. Sugerimos, bajo ninguna circunstancia dejar pasaportes. Te podés comprar un problema muy grande si tenés un inconveniente con la moto.
  • Pedir not-spicy: A menos que seas un maestro en las artes del picantismo, te recomendamos que siempre pidas tus comidas sin picante. El nivel de tolerancia al picante de los tailandeses es mucho mas alto que el nuestro y una dosis “normal” de picante para ellos, puede resultar incomible para un occidental. De todos modos en los lugares turísticos de Tailandia, los cocineros te ven llegar flojito y se dan cuenta que no te la vas a bancar y le ponen poco picante sin que lo pidas. Pero más vale pecar de demasiado precavido que lamentarse más tarde.

Si se te ocurre algún otro tip, si tenes algún comentario, sugerencia o saludito, ¡no dudes en escribirnos!

Hasta acá llega nuestra primera aproximación en tierras Tailandesas. Seguí nuestras publicaciones así no te perdés la segunda parte de nuestra aventura. ¡Tenemos mucho más para compartir!

Saludos y ¡buenas rutas!

Kingscourt, Irlanda, 22.03.17

3 thoughts on “Travel Diary – Northern Thailand

Leave a Reply