Inspirate – Viajeros de Otros Tiempos – Vol. 1 – H.D. Thoreau

En esta época de aviones, buses, check-ins, gps y valijas de policarbonato, cualquier curioso con un poco de ganas y dinero puede viajar desde un extremo del mundo a otro. Pero hace solo, digamos por caso, 100 años había que tener un gran espíritu aventurero para trasladarse grandes distancias. Cito al grande de Alejandro Dolina en su “Refutación del Viaje”:

“Se comprende, entonces, que lo verdaderamente admirable de una excursión gloriosa no reside en situarse en un punto más o menos lejano, sino más bien en hacerse cargo de las penurias del trayecto. El siglo XX ha eliminado casi todos los riesgos propios de los caminos. Ya no hay bandoleros en las encrucijadas, ni ríos correntosos que vadear, ni alimañas ponzoñosas, ni fiebres tropicales. El avión vuela por sobre todas estas calamidades y resta a sus usuarios hasta la menor perspectiva de gloria”.

El primer vuelo comercial se registró recién en 1919 y pasarían unos cuantos años más hasta que la aviación se convirtiera en medio de transporte accesible y masivo.

Pero si nos remontamos a unos años atrás, encontraremos algunos personajes adorables por su osadía, valentía o grandísima estupidez, dirán los espíritus más chatos, que se animaron a enfrentar todas las adversidades por una causa. También hay otros que no necesitaron irse demasiado lejos para dejar una huella bien grande. Por este motivo, y haciendo justicia con estos loquillos, he aquí la primer entrega de este catálogo de viajeros y/o aventureros que inspiran.

Henry David Thoreau

Es uno de los exponentes del “No hace falta irse del patio de tu casa para encontrarte con vos mismo”. El querido Enrique fue un filósofo-escritor-poeta-naturalista nacido en 1817 en los Estados Unidos. Un adelantado en la movida “Into the wild”, en 1845 decidió correrse del sistema e irse a vivir a un bosque en Walden Pond, no muy alejado de su Concord natal. Allí vivió durante 2 años, 2 meses y 2 dias en una cabaña que él mismo construyó. Las memorias de sus experiencias pueden encontrarse en el libro “Walden o La vida en los bosques”, en el que Thoreau destaca la conveniencia de mantener una vida simple, minimalista, espiritual y consagrada a la naturaleza.

“Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar solo los hechos de la vida, y ver si podía aprender lo que ella tenía para enseñarme, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido”.

Otros de los temas que tocó a lo largo de su obra fueron la esclavitud y la guerra. Mostrándose a la vanguardia del pensamiento de su época, Henry se oponía firmemente a la esclavitud. No debe perderse de vista el dónde y el cuándo: después de años de luchas y siguiendo la tendencia a nivel mundial, Estados Unidos declaraba la abolición de la esclavitud en todo su territorio en el año 1865. Hay quienes dicen que la esclavitud fue abolida, no solo por motivos filosóficos y humanitarios sino mas bien económicos: con la revolución industrial se volvió más rentable pagar un empleado que tener un esclavo. Pero esa es otra discusión…

Volviendo al Enrique David, otra anécdota es que estuvo preso por negarse a pagar un impuesto. Como se oponía a la guerra que se estaba dando en esa época entre Estados Unidos y México, se rehusó a que su dinero fuera utilizado para financiarla. La historia cuenta que sólo pasó una noche en el calabozo, ya que un conocido suyo terminó pagando la fianza y el impuesto al que se había negado. De todos modos ya dejaba un sano mensaje anti-guerra y de resistencia pacífica.

Este fue un resumen muy muy (muy) corto sobre la vida de Thoreau, quien sin grandes pompas ni presupuestos, dejó un lindo legado. Solo le bastó su sensibilidad, inteligencia y predisposición a escuchar lo que el bosque tenía para decirle. Según me contó un amigo, una de las frases predilectas de Henry era algo así como:

“No es una caminata, si sabés de antemano cuándo vas a volver”. 

Pedimos disculpas de antemano ya que nunca pudimos chequear que Thoreau fuera efectivamente el autor de esta frase, aunque a esta altura parece irrelevante.

Espero que te haya gustado la primer entrega de nuestro catálogo de Viajeros de Otros Tiempos. ¡Felicitaciones! Sos uno de los pocos, si no el único, en llegar hasta el final del artículo. En breve publicaremos más historias.

Melaka, Malasia – 22.12.16

2 thoughts on “Inspirate – Viajeros de Otros Tiempos – Vol. 1 – H.D. Thoreau

Deja un comentario